KALI ESGRIMA: ARTE FILIPINO

Kali, Escrima, Arnis de mano, distintos nombres para referirse al conjunto de artes que se combinan en el sistema de combate desarrollado por los habitantes de las Islas Filipinas. Sistema de combate que como pocos en el mundo vincula las distintas áreas y aspectos que implican las artes de la guerra, entendiendo por lo tanto al combate como una totalidad, pero como una totalidad abierta, flexible, dispuesta permanentemente a cambiar y a absorber técnicas y conceptos que demuestren ser efectivos en el campo de batalla.

No es casual que esta concepción tan particular sobre el combate provenga de la cultura filipina. Toda la historia de este pueblo, al igual que la mayoría de las culturas del sudeste asiático, está plagada de invasiones, intentos de conquista y guerras.

Distintos imperios intentaron dominar esta zona a lo largo de los siglos. Españoles, portugueses, japoneses o norteamericanos sintieron en diferentes épocas la ferocidad de la resistencia filipina. Esta experiencia al tener que enfrentar imperios de tan diverso origen, junto con la influencia continua de civilizaciones y culturas tan variadas como los malayos, indonesios, chinos, indios, musulmanes y según algunas teorías hasta persas y egipcios, ayudaron a conformar uno de los sistemas de guerra más eclécticos y completos que se conocen

Esta característica que forma parte de su esencia, es decir no estancarse sino mantener una concepción abierta y dispuesta a evolucionar, adaptándose al paso del tiempo y a los cambios de la guerra, es lo que permite al Kali filipino ser hoy en día una delas artes m arciales más efectivas y realistas en el enfrentamiento con armas.

En la práctica del Kali se entrenan distintas áreas de combate: sólo bastón, doble bastón, espada-daga, cuchillo, manos vacías, etc.

Pero todas ellas orientadas por los mismos conceptos y principios, buscando desarrollar en el practicante, a través de una variedad de ejercicios, cualidades y habilidades necesarias para salir airoso de un enfrentamiento real, tanto con armas como sin ellas. Coordinación, fluidez en los movimientos, velocidad de reacción, timing, sentido del ritmo, potencia, sensibilidad, movilidad, capacidad de adaptación ala energía del oponente, son algunas de estas cualidades. Para lograr un nivel de eficacia en este sentido se practican una serie de secuencias de entrenamiento, tanto con armas como con manos vacías. Estos ejercicios tienen como base la necesidad de entrenar técnicas de todo tipo sobre un patrón que mantenga un movimiento constante, buscan desarrollar en el practicante la habilidad de aplicar una técnica en forma dinámica y no estática, buscando la distancia y el momento oportuno.

Esta clase de ejercicios junto con aquellos vinculados al sparring y al contacto pleno forman la columna vertebral del Kali filipino como sistema de combate, la ausencia de alguno de estos aspectos volvería incompleto e ineficaz su entrenamiento.

Calle Pioneros del Cooperativismo 328 Col. Mexico Nuevo, Atizapán de Zaragoza

Tel: (01 55 ) 58 22 32 22